sábado, 5 de marzo de 2016

Estás tú que me leo el tochaco.

Subo de sacar a pasear a la perrita - Ohh sííí perrita, eres una mala perra - y son ya las 10 de la noche. Sí, sin duda la noche ha llegado. 
Así que voy a sacar de esa cartera de cuero de Camden ese boletito güeno de primitiva que me va a llevar a cumplir mis supuestos sueños que me llevarán al apogeo de la felicidad... o no.

Bueno. El primero lo tenemos. El segundo también. El tercero mierda puta. EL cuarto miera puta. El quinto it's mine! EL sexto putísima mierda. Sus muertos a caballo ocho euritos no son malos nunca no.

Así que Camden... de allí es la cartera, que ya mismo la tendré que jubilar. Y de allí era Amy Winehouse. O al menos por allí estuvo viviendo un tiempo.

Gran documental el de Amy. Si supiera hacer estatuas le haría una. Si supiera hacer música, le haría una canción. Si supiera ir al reino de los muertos allí iría. Esa tía era es-pec-ta-cu-lar. Me cagoen... Y ya se qe por la tele se mitifica, pero no soy precisamente un adolescente loca....
Es Amy. Más dulce que cinco kilos de azúcar a jierro por la mañana recién despierto. Era una monada.... y si me cruzo a Blake en su raza me cago.

Una auténica pena. Sabéis esto de que te arrepientes toda tu vida de no haber hecho algo? Pues nunca me había pasado tan intenso como el hecho de no haber visto a Amy viva, en concierto o donde sea. CLaro que tampoco tenía muchas posibilidades de hacerlo, ya que por España se dejó ver poco, y por aquellos tiempos la economía no estaba muy boyante.
Quiso el caprichoso destino que casi justo un año después de su muerte, yo me posara delante de su casa, en esos tres o cuatro árboles, después de ya llevar meses trabajando en London, las piernas me respondieron para ir a esa meca que es su casa. Qué pena.
Me la imaginé andando por la casa, peinándose, haciendo locurillas diarias como sacarse mocos y pegarlos por algún rincón. Joder. Me pregunto si los científicos cruza ovejas con pollo y clonadores de Dolly no podrían coger un poco de ese ADN y sacar una copia de ella. No... me parece que no.

La otra alternativa que se me plantea es ir a ver al hijodelagrandísima de su padre y forzarlo a mantener relaciones sexuales con su ex. Es lo único bueno me parece que ese bastardo ha aportado al mundo. Pero qué bueno!

Pobre Amy. Qué dulzura. 

He buscado artistas similares, españolas e internacionales. No results. Amplié miras y me fui al panorama internacional. La escena no ofrecía ni si quiera un estilo similar. Joder, si es que era única. Me tendré que contentar con lo que venía escuchando antes de ella y volver a mis orígenes. Black to to black (que no me malinterpreten Kase y compañía. Ese hip hop güeno).

Es una puta lástima y algo que me duele mucho que no pueda escuchar las canciones en inglés y saber lo que dicen en todas y cada uno de sus versos. Es algo que me joderá mucho siempre. Aunque también me pregunto si de entenderlo todo o ser bilingüe, me harían tanta gracia las canciones en inglés, ya que me fijaría más en lo que dicen y no tanto en como fluyen las palabras, eso que laman el flow. Me explico. 
Cuando no entiendes lo que dicen, todo suena a tonos melódicos que te importan una mierda si lo que significa es que se caga en tu pecho y violaría a toda tu familia. Es el cómo suena lo que mola. El flow le llaman los reggaetoneros y algunos hip hoperos.

Bueno. El caso es que muerta está. Y tú y yo y el resto de gente que lea esto, acabará bajo tierra o ardiendo. Pero... al final de todo, en el último suspiro... quién habrá disfrutado más? Amy en su corta existencia? O tú y yo echando la mayoría de tu tiempo en dormir, comer y trabajar? Poco tiempo libre queda en esta mísera existencia. La matrix está dispuesta, y el sistema establece que es lo justo tus cuarenta horitas, así que no vayas a pedir más que los sabios estipulan que para todo el tinglado no se les desmonte, sus ovejitas tienen que seguir así. Y así seguiremos. 101101111101


Beeee.



sábado, 29 de noviembre de 2014

¿Cómo le va a Moby siendo vegano?

Como de costumbre, esta mañana he empezado a devorar información y a cotillear un poco por Facebook.
Una amiga erasmus finlandesa ha compartido un estado que, el famoso y neoyorquino cantante Moby, ha subido esta mañana:



Yo siempre he querido ser vegano. Aunque no tengo inconveniente en comerme queso, huevos y ese tipo de cosas que no aceptan los veganos. Por tanto, y si mi información es correcta, vegetariano sería el término correcto para describir lo que yo siempre he querido ser. Pero nunca he tenido fuerza de voluntad.
Una vez en el instituto sí que aguanté como 3 meses estrictamente siendo vegetariano. Me quedé en los mismísimos huesos. Por aquel entonces trabajaba en el campo además de ir a clases, y no recuerdo notar que me faltaran las fuerzas. Sobre todo me encantaba cuando tocaban patatas con huevos fritos.

Pero, aparte de eso, luego lo he vuelto a intentar y me ha sido imposible prescindir de la carne.
Joder, cómo voy a renunciar a ese secreto ibérico, o a ese contramuslo de pollo, unas alitas de pollo bien churruscaditas, una catalana con su jamoncito, una pasta con bacon a la carbonara, unas salchichas con vinito blanco... ¡Fiuf! ¡Voy a desayunar y ahora vuelvo!

Como iba diciendo, nunca soy capaz. El caso es que yo, habiéndome criado en una zona rural, he tenido la oportunidad de asistir varias veces a las matanzas (no os asustéis, es algo típico y no se emplean humanos para ello) y de participar en todo los procesos de la misma excepto en el asesinato del animal propiamente dicho (picar la carne, aliñarla, darle vueltas a la máquina que no se por qué coño no podían comprar una eléctrica, embutirlo...).

Recuerdo excepcionalmente bien cuando hicimos matanza en casa de mi abuela de un lechoncillo.
Mis primos (muy numerosos) y yo, les cogimos mucho cariño y jugábamos con él. Lo veíamos como un gato o un perro. Y bueno... ver a mis tíos perseguirlo con un cuchillo mientras él chillaba y lloraba buscando refugio... dantesco. Pues al final le clavaron el cuchillo en el cuello.

Han pasado los años y, a pesar de que alguna vez he desollado conejos, matado pajarillos y luego pelado para comerlos, me siguen dando mucha pena. Me digo a mi mismo: Joder, ¿por qué poyas está tan buena la carne?
¿Por qué nos dio por empezar a comer carne? Este hecho bien podría ocupar otro artículo. Pero dejémoslo para otro día.
Si todos fuéramos vegetarianos habría una vegetación de la ostia en todo el mundo. Pues imagínate, sustituir carne y pescado por la cantidad calórica equivalente en frutas, verduras, legumbres,etc. para 6.000 millones de humanos.

Cuando compramos carne o pescado en el supermercado, nos viene tan perfecto todo... Envasado, cortado en tiras casi iguales... no parece que sea carne. No nos sentimos mal. Eso sí, si ese día tienen colgado a un conejo entero desollado o la cabeza de un cordero en igual estado... ya nos da un poquitín de reparo pasar por aquella zona, y si lo hacemos, rápido o no mirando mucho.


Pero bueno, vamos con Moby.
27 años siendo vegano. No es moco de pavo.
Principalmente el tema que me preocupa de ser vegetariano es la salud.
Si bien en los breves momentos que yo lo fui no noté nada fuera de lo normal, el mundo de la medicina es unánime en tachar de casi locura este modo de alimentación.
Yo estuve a punto de hacer una mini-serie documental como "Super size me" pero al estilo vegetariano. Es decir, ir grabándome día a día, poniendo lo que como, ir mostrando mi evolución en el peso y, sobre todo, en analíticas, estado de salud, sensaciones, fuerza... Es un proyecto que alguna vez me gustaría hacer.

Moby explica los motivos que le llevaron a ser vegano, y los argumentos en su defensa y para animar a otras personas a seguir la misma senda. Todos muy lícitos y cargados de lógica y sentido común.

No voy a aburriros ahora con el típico "Ventajas e inconvenientes de ser vegetariano" (aunque tenía pensado hacerlo). No, para eso ya hay muchos blogs, revistas y científicos que se han tomado el tiempo en recorrer el tema y a los cuales os he enlazado en "ventajas e inconvenientes" (si tenéis tiempo, son interesantes y un poco pesados de leer).

Yo sólo digo que Moby no parece haber muerto. Está delgado sí, pero ¿y no lo están todos los jugadores de primera división? En serio, cuando fui a un estadio por primera vez quedé impactado. Absolutamente en los huesos están todos.
A Moby parece que le va bastante bien. Su música desde luego sigue siendo crema (bendita música), no ha tenido problemas de salud que conozcamos o hayan salido a la prensa, tiene hijos, mujer, aparentemente se le ve feliz...


Sólo sé que no sé nada. Pero a la hora de la verdad, sí es cierto que somos infinitamente más los que comemos carne (bueno, ya se algo).
Estaría bien que de repente todos nos hiciéramos alérgicos a la carne. Quien sabe. Tal vez el deshielo de la Antártida libere un virus que, si te contagia, te convierte en zombie en el momento que comes carne...


Para terminar, os dejo con algunas citas de personajes históricos para que todos nos sintamos un poquito peor.
Por lo pronto, voy a ir preparando la pasta para esta mediodía... ya veré si le añado bacon.


"Llegará un tiempo en que los seres humanos se contentaran con una alimentación vegetal y se considerará la matanza de un animal como un crimen, igual que el asesinato de un ser humano. Llegará un día en el que los hombres como yo, veran el asesinato de un animal como ahora ven el de un hombre. Verdaderamente el hombre es el rey de las bestias, pues su brutalidad sobrepasa la de aquellas. Vivimos por la muerte de otros. Todos somos cementerios."
Leonardo Da Vinci.


"Siento que el progreso espiritual nos demanda el que dejemos de matar y comer a nuestros hermanos, criaturas de Dios y solo para satisfacer nuestros pervertidos y sensuales apetitos. La supremacía del hombre sobre el animal debería de demostrarse no solo avergonzándonos de la barbara costumbre de matarlos y devorarlos sino cuidándolos, protegiéndolos y amándolos. No comer carne constituye sin la menor duda una gran ayuda para la evolución y paz de nuestro espíritu." 
Ghandi.


“Mientras seamos las tumbas vivientes de bestias asesinadas, ¿cómo podemos esperar condiciones ideales sobre esta tierra?”. “El domingo oramos pidiendo que la luz ilumine nuestro camino. Estamos cansados de guerras, no queremos más combates, pero sin embargo, nos atiborramos de cuerpos muertos”. 
George Bernard Shaw


"¿Cómo podéis asesinar y devorar despiadadamente a esas adorables criaturas que mansa y amorosamente os ofrecen su ayuda, amistad y compañía?" San Francisco de Asís.
"Una vaca o una oveja que yacen muertas en un prado son consideradas carroña. El mismo cadáver en una carnicería se considera comida." 
Dr.Kellog.


"Mientras los hombres sigan masacrando a sus hermanos los animales, reinará en la tierra la guerra y el sufrimiento y se matarán unos a otros, pues aquel que siembra el dolor y la muerte no podrá cosechar ni la ALEGRÍA, ni la PAZ, ni el AMOR."
Pitágoras.


"No olvides que por muy alejado y escondido que este el matadero, tu que comes carne siempre serás su cómplice."
Emerson.


"Si un hombre aspira sinceramente a vivir una vida más amorosa y espiritual, su primera decisión debería ser la de abstenerse de comer carne." 
Tolstoy.


"No permitáis que nadie pase por alto la carga de su responsabilidad. Mientras tantos animales sigan siendo maltratados, mientras los lamentos de los animales sedientos en los vagones de carga se enmudezcan, mientras tanta brutalidad prevalezca en nuestros mataderos, todos nosotros seremos culpables. Cada cosa que vive tiene valor como ser vivo, como una de las manifestaciones del misterio de esta vida". 
Albert Schweitzer(Premio Nobel de la Paz, 1952).


"Los animales son mis amigos y yo no me como a mis amigos. Los domingos vamos a la Iglesia y oramos para tener mas amor y paz y a la salida nos atiborramos de los cadáveres de nuestros hermanos." 
Bernard Shaw.


Si alguien quiere salvar el planeta lo único que tiene que hacer es dejar de comer carne. Esa es la cosa más importante que puedes hacer. Cuando lo piensas es asombroso. El vegetarianismo se ocupa de muchas cosas a la vez: ecología, hambre, crueldad, y es algo espiritual para uno mismo ¡hagámoslo!”.
Paul McCartney


“Nada beneficiará tanto la salud humana e incrementará las posibilidades de supervivencia de la vida sobre la Tierra, como la evolución hacia una dieta vegetariana”. 
Albert Einstein.


“La clasificación de las formas, funciones orgánicas, costumbres y dietas demuestran de un manera evidente que el alimento normal para el hombre es vegetal como los antropoides y los simios y que nuestro dientes caninos están mucho menos desarrollados que los suyos. No estamos destinados para competir con bestias salvajes o animales carnívoros.” 
Darwin.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Caminando entre la opulencia

Tengo únicamente una hija hasta el momento: Cori. Es mi hija perruna. Nosotros siempre la sacamos sin correa, pues hay bastante llanos de tierra por aquí donde ella puede correr cuan gacela desfogada.
Es una Lassie (Rough Collie sería el término correcto) y aunque podamos tener la imagen idílica de aquel perro obediente y más listo que el hambre que salía en la mítica película, la realidad es que, al menos esta, es juguetona, graciosa, quisquillosa, teatrera, victimita, obediente cuando le conviene y comilona si no la detienes. En definitiva... ¡Es genial! Noble, querible, cariñosa... la caña de España. Ya puedes estar 2 horas tirándole la pelota que te la va a seguir trayendo. Incansable pues su fisionomía es bastante parecida a la de un galgo.

El otro día mi pareja sacó a Cori. Resulta que la perra al correr se cortó la almohadilla. Sangró considerablemente así que la subimos al piso, no sin antes dejar un rastro de sangre que ni "Kunta Kinte". Tras mojarle y limpiarle la "pezuñaka", por fin dejó de sangrar a borbotones y pudimos ponerle una gasa y una venda y aquello paró.
Unos días más tarde me dijo una vecina que por aquella zona unos "niñatos" se suelen poner a beberse litros de cerveza, y cuando acaban los estampan contra la tierra (me refiero a las litronas... la próxima habrá más suerte).
Añadió que ciertos vecinos ya habían recriminado la actitud a este grupo, llegándose a producir acaloradas discusiones a las cuales, el hecho de que en la zona donde rompen las botellas está lindando con un colegio público y por tanto hay riesgo de que los cristales caigan dentro, no hizo más que añadir leña al fuego.
Bueno... fuego, fuego... dejémoslo en fueguecillo, porque aparte de palabras, ninguna llamada a la policía ni acción legal (o al menos eso es lo que me cuentan).

El caso es que me ha tocado sacarla con correa unos días, puesto que si la sacaba sin correa se ponía a correr como una loca y la herida se le volvía a abrir.
Una horita más o menos la he estado sacando en cada paseo y esta noche me he adentrado en un barrio en el que ya había pasado alguna vez pero sin reparar bien del todo en las casas pues iba con el coche, deprisa y corriendo al trabajo y con la mirada monopolizada por GPS-carretera-GPS-batería del móvil.

Pues vaya con el barrio... ¡Joder! Cualquier casa de las que había allí era de grande como 3 bloques en los que yo vivo.
Arbolitos preciosos everywhere, otoñales, con sus hojas ya a estas alturas caídas. Vas andando, oliendo a hoja en descomposición (personalmente me gusta ese olor), miras a la derecha, miras a la izquierda, vuelves a mirar a la derecha, te partes el cuello un poco... pero vuelves a mirar a la izquierda.
Vaya casas. Qué lujazo. Qué mansiones. ¿Los coches? Los aparcados en la calle supongo que los utilizarán para ir a la compra o llevar a los niños al colegio. Los buenos están reposando en los garajes tamaño mi piso que tienen dentro.

No me daban envidia, la verdad. Nunca he pasado de ser un mileurista, pero aun así, no me daban envidia esas casas (si te digo la verdad, me daba dolor de espalda sólo imaginarme limpiándola, aunque lógicamente tendrán asistenta, nany, mayordomo, tarotista, y lo que quieran).
Disfruté viendo esas casas tan bonitas algunas y tan extrañas otras, esa decoración tan inusual... muy bonito todo.
Hasta que pasé por un bar.

De repente oí risas - Jajajajaja.
Alcé la vista y vi a un grupo de unas 10 personas sentadas en una terraza de un bar.
Me fijé en sus formas de vestir, sus peinados y su manera de hablar. Me pareció que eran malas personas.
Sí, lo sé. ¿Por qué me cayeron tan mal? ¿Fueron sus ropas? ¿Su forma de reír? ¿Mi cerebro, él solito, asoció que esos afortunados vivían en esas casazas y me entró un ataque de envidia?
Pues no tengo ni idea, pero yo me fui de allí pensando que eran unos vividores antiéticos. Unos injustos e insolidarios vividores. De hecho, su risa me parecía risa de malo de la peli, como un "MUAA HAHAHAHAHA" tipo señor Burns.

Ahora me pregunto: ¿Será esto lo que le pase al que está rebuscando la basura cuando paso por su lado? ¿O al que está en la puerta de Mercadona pidiendo? ¿El que todos los días me viene a vender pañuelos o hace malabarismos en los semáforos?


Seguí andando y de nuevo rondaba la pregunta: ¿Por qué me había pasado eso? ¿Por qué ese sentimiento? No suelo ser de prejuzgar a las personas, ni por vestimentas ya sean pijas,hippies,rockeras,raperas o lo que sea. Tampoco soy ni mucho menos una persona irritable que lo odie todo y a todos. Todo lo contrario. Por eso me llamó la antención. Me llamó la atención cómo de un simple vistazo a un grupo de personas, podía haberme indignado tantísimo sin ni si quiera tener idea de quiénes eran, cómo eran, etc. Tal vez hubieran influido otras circunstancias anímicas o emocionales de aquel día.

Seguí andando y... llegué al fin del mundo.

Seguí andando y pensé que para que uno pudiera tener una pedazo de mansión de ese calibre, tenía que ganar mucha pasta.
¿A qué se dedicarían estas personas? ¿Tendrían todos unos estudios super cualificados? ¿Médicos, ingenieros de ingenierías que ni sabía que existían? ¿Directivos, ejecutivos, futbolistas...?

Y como 10 pasos más adelante, me dije: - Porque... aquí vivirán tipos así no? ¿¡No serán unos chorizakos!? ¿Y si a los que he visto en el bar los he odiado/envidiado porque, dado que el corrupto y el mangante ha sido el que ha ido montado en el dóllar de un tiempo a esta parte (esperemos que sólo a esta parte y que en adelante al menos ya no siga siendo tan clamoroso), ya creo que cualquiera que se encuentre en una buena situación económica está así por que ha sido alguna de estas dos cosas? Desde luego, estaría cayendo en un gran error si pensara así, pero podría aclarar aquella irracional actitud.

Bueno al fin y al cabo -me decía cuando ya quedaba poco para abandonar aquel barrio- no somos tan distintos los que vivimos 1 km. más arriba, en el barrio obrero, que los que viven 1 km. más abajo, en el barrio pudiente (coño y tan pudiente).
Quiero decir, ellos tienen que seguir yendo a trabajar ¿8 horas? Más, menos, no lo sé. Pero siguen del mismo modo teniendo que coger el coche, tragarse un atasco, vestir como la empresa mande, aguantar a gilip**as en el trabajo, teniendo más o menos el mismo tiempo libre, más o menos las mismas (en esencia) formas de ocio, las mismas preocupaciones existenciales ante la vida, la misma posibilidad de morirse mañana, etc.



De esta manera en que tenemos la vida organizada (en que aceptamos que se nos organice) no dejamos de ser como hamsters en sus jaulas. Siempre haciendo más o menos lo mismo, en unas jaulas a veces más pequeñas a veces más grandes, pero casi siempre vamos a los mismos rincones de ésta a correr en la rueda (a hacer las mismas cosas).
Algunos hamsters tienen dueños que le ponen jaulas más bonitas, le echan un pienso más caro, le echan serrín, se lo cambian cada poco, le compran accesorios, camas, juguetes, ruedas, laberintos, bañeras, lo sacan de la jaula de vez en cuando... Otros, tienen dueños que no se preocupan mucho por ellos; les echan siempre comida barata o las sobras, arena con un poco de algodón para la cama, pasan los días y no lo sacan de la jaula...


Hamsters. Algunos más elegantes, otras más humildes, pero todos con dueño.

¿Tenemos nosotros todos un dueño? ¿Tenemos cada uno de nosotros dueños distintos? ¿Tenemos unos pocos dueños en común?
¿Quién es tu dueño? ¿Tu dueño es tu jefe? ¿Es el jefe de tu jefe? ¿Son tus dueñas las facturas? ¿La hipoteca? ¿Es tu dueño el paro y la imposibilidad de obtener mejores trabajos? ¿Es tu dueño la actual jornada laboral de 40 horas y el salario mínimo profesional? ¿Es tu dueño el gobierno, que permite, apoya y aboga por este tipo de organización de esta extensísima aldea que "responde" al nombre de España?

¿Eres tu dueño tú?



La constitución pone algo que viene a decir que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos y no se qué pamplinas más.
Opino que todos tenemos los derechos, igualdades y obligaciones que nuestros bolsillos nos permitan tener, cuando debería ser que todos tenemos los derechos, igualdades y obligaciones que, actualizándolo casi mensualmente, nos tenemos que dar.


... En fin... Voy a comprar un décimo de lotería.

Mapa con todos los Mercadillos de Madrid

Buscando, buscando y volviendo a buscar, he tenido la grandísima suerte de topar en la página doscientos y pico mil de Google con un mapa que el usuario Adela Flamingo ha tenido a bien crear (de seguro que le ha tomado algo más de media hora). El mapa contiene todos los mercadillos habidos y por haber en Madrid, así como sus horario de apertura y cierre, días de celebración, autobuses que llegan e incluso en algunos casos se ha molestado en marcar el área que comprende el mercadillo (el que mayor área delimita sin duda, El Rastro)


Bueno, mil gracias a esta persona. Me lo ha facilitado tremendamente.

https://www.google.com/maps/d/edit?mid=zl23y7nf059E.kG1mX1YbrJeU

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Sunset Boulevard

Y me tocó a mí. Voy a hablaros acerca de esta ¿empresa? la cual, según podemos leer en su página web, dice ser una agencia de modelos.

Si tenéis una entrevista con esta empresa... Espero que hayas leído esto a tiempo. Quédate en casa y sigue buscando. No vayáis. Resumen:

Llegas a la agencia . Es una oficina en un tercero o un segundo, no recuerdo bien. Pequeñita, muy cuca. Estás esperando allí la tira de tiempo. Mientras esperaba me di cuenta de que había gente que se había gastado pasta en hacerse buenas y muchas fotografías. Y yo, como ya me olía lo que se cocía, fui con un folio impreso en papel en el cual metí algunas fotos mías. Otros 50 céntimos tirados a la basura.

Había algo misterioso: todo el que entraba no tardaba más de 1 minuto en salir. La cara con la que la gente iba saliendo no reflejaba muecas muy esperanzadoras.
La jodimos... otro timo.

Por fin me tocó el turno de entrar y no tardé en resolver el misterio. La mujer te lo soltaba de memorieta todo:

- Hola buenos días, te vamos a informar (¿vamos? ¡Si estás tu sóla! ¡No eres una empresa eres una persona!) de las condiciones y los trabajos que llevamos a cabo (te vende de p*** madre todo) y también las posibilidades que tendrías una vez estés en plantilla con nosotros (te vuelve a vender la moto) y las empresas con las cuales trabajamos (se pavonea que ni los ángeles de victoria secret en pasarela). Blablablablablablablablablablabla. ¿Bueno, estás interesado?
- Sí, claro, suena bien.
- De acuerdo, deja que tome tus datos. Vale ya está. Ah, sí, comentarte que tendrías que hacerte un book con nosotros.
- Ya le he traído algunas fotos tal y como pidió, mire aquí las tengo.
- No, tiene que ser un book profesional.
- Ah ok. Pero bueno yo ya tengo uno hecho.
- Ya... pero tiene que ser con nosotros.
- Ah... ¿Y cuánto cuesta?
- Pues son 290 euros (lo digo de memoria, pero rondaba esta cantidad) y son X fotos, en distintos ambientes.... blablablaBLABLA

Venga ya, no me jodas. NO ME JODAS.
Jugar con el tiempo, dinero, SENSIBILIDAD E ILUSIÓN de un parado... Esto debería tener castigo.


Esa mañana gasté 2.5 euros más o menos en metro, perdí 3 horas.... La pregunta me estuvo rondando la cabeza aquella mañana hasta que volví a casa, especialmente durante el trayecto en metro donde, para esquivar la mirada lasciva de un pretendiente que desconocía mi condición de heterosexual, no dejé de darle vueltas al tema.

¿Cómo una persona puede aceptar ese tipo de "trabajo"? ¿Cómo puede levantarse cada día de la cama, mirarse al espejo y decirse: -Venga va, hoy vas a engañar a 4, lo vas a hacer bien. ¡Tú puedes!

Y ya ni digamos del dueño de la empresa. ¿Cómo es posible?

Lo dicho, no perdáis el tiempo. Yo fui hace tiempo a la entrevista, pero buscando cada mañana trabajo por internet, no dejo de ver el anuncio de esta gente, y pensando en toda la gente que va a gastar su tiempo y dinero tal y cómo hice yo, decido poner este post-aviso.

Aquí tenéis opiniones recabadas por otros usuarios:

http://www.soloactores.com/foro?func=view&catid=105&id=129471&view=listcat

http://www.nosolotop.com/foro/viewtopic.php?f=14&t=15294

http://foros.vogue.es/viewtopic.php?f=47&t=15424http://foros.vogue.es/viewtopic.php?f=47&t=15424


Lo dicho. Juegan con la ilusión de la gente y parecen que llevan mucho tiempo haciéndolo.

martes, 25 de noviembre de 2014

¿Ganar o aprender?

El sábado pasado tuvimos el primer partido de liga con el equipo Benjamín (8-9 años).

Nos lo pasamos muy bien, hubo reparto de minutos entre todos, con lo que los 12 niños (aunque tengo a más sólo pueden ir convocados 12) jugaron los mismos o casi los mismos minutos.

El otro equipo marcó 3 goles y nosotros 2. Ellos ganaron el partido.

En cada gol (bueno... tampoco es que metieran muchos) que marcaron mis niños me salía la sonrisa y la risa como cosa mala. Parecía un bobalicón. Y no es que esos goles nos permitieran en momento alguno ganar o empatar. Siempre fuimos a remolque. Pero... no sé. Simplemente no la podía aguantar.

Me daba igual el resultado. Para mí lo más importante era que todos (padres, niños, árbitro, mini-afición y yo) nos habíamos divertido y nos lo habíamos pasado fenomenal de una manera muy práctica.
Y digo de manera muy práctica porque, aparentemente, aquel sábado a cualquiera pudo parecerle que tan sólo se llevó a cabo un juego, un ejercicio físico, un partido, un deporte.
No es esa mi opinión.

El ejercicio físico es lo que menos importancia tiene de lo que allí pasó aquel día.
Al fin y al cabo, ¿qué trascendencia va a tener para cualquiera de mis niños a lo largo de su vida que aquel sábado de un Noviembre de 2014, cuando tenían 8 años, defendieran mejor o peor, metieran o no metieran un gol, le hicieran falta o no?

Las estadísticas (las mismas que dicen que sólo el 1% de todos los futbolistas llegan a ser profesionales del fútbol y pueden vivir de ello) nos dicen que es muy difícil que para alguno de mis muchachos les vaya a ser vital en la vida chutar mejor o peor la pelota, regatear mejor o peor al contrario, robar mejor o peor la pelota.

Lo que sí tenemos claro, no sé si gracias a las estadísticas, la vida, el sentido común o la propia experiencia, es que para estos niños y, para la gran mayoría, lo que SÍ que va a ser importante a lo largo de sus vidas va a ser el cómo reaccionen al realizar una falta fuerte al rival (o al recibirla); el cómo reaccionen al ver que su compañero ha fallado una ocasión manifiesta de gol (o fallarla ellos mismos); el cómo reaccionen cuando el árbitro les pite falta en contra (o a favor); el cómo reaccionen al ver que todos juegan los mismos minutos; el cómo reaccionen al ver que el mejor del equipo juega lo mismo que los demás; el cómo reaccionen ante un comportamiento reprobable de su padre o compañero de equipo para con el cuerpo arbitral, entrenador o jugador/es del otro equipo; el cómo reaccionen ante los compañeros de equipo que llegan puntuales a entrenamientos y partidos (o no).
Todo esto SÍ que va a ser importante para la vida de mis niños. VALORES.

Y este sábado ya me encontré algunas piedras en el largo y complicado camino hacia estos valores...


Había padres que estaban contentos.
Los contentos eran aquellos cuyos hijos, no muy buenos futbolísticamente hablando, habían jugado lo mismo que los demás (cosa que no ocurría con el entrenador anterior) y se sentían igual de importantes que sus compañeros. Y cito literalmente: "Para esto vengo yo, para que mi hijo salga del partido con una sonrisa gigante en la cara, gane o pierda".

Otros padres no estaban tan contentos: "Hombre... cómo no sacas más a Fulanito... Cómo has quitado a Menganito... Por qué no le has dado más minutos a Garbancito...".
Sus hijos habían jugado, y lo habían hecho bien, lo habían hecho muy bien. Pero aún así querían que jugaran más. De hecho, si de ellos dependiera, los buenos jugarían los 15 minutos de cada parte, y los otros niños jugarían 5 minutos de cada parte. Posiblemente ni eso. Os lo aseguro.

Que los niños vieran que, ni aun siendo la mismísima reencarnación de la fusión entre Cristiano Ronaldo y Messi, iban a jugar más minutos que los menos hábiles, se tornó en discurso agonizante al instante en que ciertos padres cuestionaron tal filosofía.
Yo pongo reglas. Ciertos padres abren la veda para criticarlas. Otros padres la apoyan. Ciertos niños no lo ven justo. Otros niños no ven justo que ciertos niños no lo vean justo.
La polémica está servida y, ese "agradable y propenso" ambiente, al fin se instaura en el equipo y su entorno.


Abordada y explicada la primera situación que aquel sábado ocurrió, me lanzo hacia una pregunta...

¿Son estos padres modernos y cuyas hazañas cito en última instancia anti-maquiavélicos? ¿Acaso los medios justifican el fin? Como padres que son, ¿no deberían darse cuenta? ¿No debería uno a ciertas edades saber ya qué es lo justo, lo que se debe hacer?

Siendo "no" la respuesta que a estas preguntas la realidad ofrece, se me antoja más difícil aún el camino hacia los valores.



"...y es que, además de algunas piedras ver a la vista alzar,
mis ojos hoyos, tristemente, comienzan a vislumbrar.
Afortunado de momento. Me veo en buen considerar.
Lo recorrido aun no me dijo: - Con cepos habrás de topar..."


Mientras sólo sean piedras y no cepos... Una "patá" y "arreando".



Todo bien. Yo apuesto por este modelo y ciertos padres no. Dejemos que ladren algunos, que se pongan contentos otros. No "problemo", lidio con ello por muy turbio que sea el asunto. Puede llegar la amenaza de quitar al niño del equipo y llevarlo a otro (ojo al dato, alguno de estos padres ha llevado a su niño a hacer las pruebas con el Real Madrid...). Sin problema, si el niño está más a gusto en otro sitio y el padre también, todos ganamos. Su felicidad será mi felicidad.

Ahora bien. Existe un organigrama. Existe alguien por encima de ti.
Por encima de ti no significa que tenga mejores ideas o que sepa más que tú (ni tampoco lo contrario).
Por encima de ti significa que te puede echar de tu puesto trabajo, ese puesto de trabajo que tanto amas.

Si resulta que la persona por encima tuya apuesta (y quiere que el equipo apueste) por un modelo en el cual lo que prima es GANAR, GANAR Y GANAR (¿he dicho ya que hay que ganar?)... tú me dirás.

Una de dos:
O pones a los buenos hasta que el partido esté asegurado (esto puede suponer el 60%, el 87% o el 97% de los minutos).
U obras un milagro para que los menos hábiles se transformen en máquinas. Veamos... Dos horas a la semana... Con la dificultad que ello implica a estas edades donde muchos no sabían ni patear una pelota hace un año... Cuando vuelven a casa y tienen tiempo libre se dedican a jugar a la consola o ver la tele... Me parece que no.

Pues bien, resulta que el sábado me topé con esa persona que está por encima de mí. Desafortunadamente, él no apuesta por mi modelo. Aun así, le tengo un gran cariño. Parece una gran persona. Un hijo dice mucho de un padre. Sin duda, el suyo es uno de los más destacados.


Ante esto se me plantean dos alternativas. Dimitir (que ni loco lo hago; mi amor por esta profesión es demasiado grande), hacer oídos sordos, seguir con su modelo, optar por un modelo híbrido.

Tiraré por el modelo híbrido. Irremediablemente pasa por dejar sin jugar más minutos a los niños menos hábiles y dar más minutos a los más hábiles, aumentando de esta forma la brecha existente entre ambos grupos.

¡Rumbo a toda vela! ¡Abandonamos el océano de la sinergia!



Tantas y tantas horas dedicadas a un juego. A entenderlo de niño. A jugarlo de joven. A verlo de adulto y anciano. Y a aprender con él a todas las edades.
Miles y miles de horas invertidas en este juego que tanto nos divierte.
Seamos listos. Saquémosle el mayor partido (nunca mejor dicho). No lo veamos meramente como una oportunidad para hacer que nuestro hijo se divierta y moldee un buen físico. Juguemos con inteligencia nuestras cartas e insuflemos valores a través de una actividad que, probablemente, durante toda la vida y durante muchas horas, va a estar acompañando a nuestro querido hijo.

Regálale unos valiosos y actualmente escasos VALORES.

¡Aprovechemos mejor ese tiempo!

viernes, 21 de noviembre de 2014

Mademoiselle Chocolat. Rindiendo tributo.

Aprovechando el anterior artículo, me he acordado de una amiga que conocí en tierras Malteñas, y he decidido compartir con vosotr@s algunas de sus obras, concretamente las que más me gustan a mí. Las hace a mano y están geniales. Espero verla pronto en lo más alto.

Les presento a Mademoiselle Chocolat.
























Victoria se llama. Su nombre no es casualidad.
Le auguro no sólo un triunfo en lo personal que, con su forma de ser ya lo tiene de sobra ganado, sino también en el ámbito profesional, donde aún no se imaginan la avalancha de ideas que aguardan impacientes al desembarco total en el mundo de la moda. Os dejo el link al blog de esta gran artista: